Quiero la Rambla, quiero el mar, quiero el viento del Sur, quiero la escollera Sarandí y la vieja facultad de humanidades, quiero las noches de tamboriles y fuegos, quiero el almacén de la esquina y los boliches, los quiero para olvidar mi pena, los quiero porque allá fuí muy feliz y que los necesito ...